h1

RemyBlas

21 octubre 2010

Sé que hay quienes supieron apreciar en su momento las cosas que yo escribía en este blog. Que supieron entender y disfrutar mis textos, que comentaron y demostraron su apoyo. Así que supongo que merecen que les informe de mi decisión de mudar mi pequeño y humilde ciber-espacio. Hace tiempo que intenté separar mi contenido en dos áreas, para evitar las confusiones y categorizar lo que escribía según su temática. Pero el nuevo blog se convirtió en una base de datos inactiva, y Diario de un Vampiro falló en convertirse en algo que pudiera satisfacer la búsqueda de quienes llegaban a él, algo que tuviera una coherencia lógica con su título. Simplemente no soy capaz de mantener en actividad dos blogs, ni siquiera uno con una temática demasiado limitada. Las cosas funcionaban cuando yo tenía más libertad, podía escribir lo que quisiera, sin estos límites autoimpuestos que no supe manejar.

Sin más preámbulos, lo que quería anunciar es el cierre (quizá definitivo, quizá no) de Diario de un Vampiro. Por ahora, por las dudas, voy a conservar el dominio pero voy a eliminar todas las entradas y bloquear el acceso, al menos hasta que encuentre un objetivo para el que Diario de un Vampiro pueda renacer.

Eso no significa que me vaya. Al contrario. Voy a volver a escribir, cosa que no hago hace ya demasiado tiempo. Voy a seguir compartiendo mis pensamientos, opiniones e historias, y seguro, sí, seguiré hablando sobre vampiros, opinando sobre literatura, cine y sobre la vida misma, pero ya no desde el diario de un inmortal.

Diario de un Vampiro fueron los escritos de Balo Drown, y esa personalidad no perduró. No es quien soy, yo soy Remy Blas. Y ahí es donde pueden encontrarme a partir de ahora, en remyblas.wordpress.com. Quizá no tenga tantas visitas en mi blog, pero no estoy seguro de que quiera que los números crezcan gracias a gente que llega buscando algo distinto a lo que encuentren acá.

Así que en busca de volver a unificar lo que alguna vez dividí, voy a ser en el mundo del internet, sola y únicamente, Remy Blas. Nos vemos en mi blog. Gracias por leer.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.